La alcaldesa presentó ayer la adjudicación de la obra de la llamada “Ciudad de los Niño”, una parcela de 40.000 metros cuadrados en la Avda. del Colesterol (oficialmente Avda. Juan Carlos I). Las obras costarán 2,5 millones de €. Según informa el Ayuntamiento en su web “se han previsto unos 7.000 m2. de plazas y caminos a lo largo de los cuales se colocaran los elementos y estructuras que conforman los juegos infantiles, que se complementan con mobiliario de bancos, papeleras y merenderos. El conjunto de los elementos infantiles se distribuyen  por  zonas en función del tipo de juego y las edades comprendidas para su uso, se proyectan juegos de agua, conjuntos modulares, elementos tradicionales , tirolíneas , juegos de trepa, cabañas,…. Así como una zona de anfiteatro para la presentación de espectáculos varios”.

La idea original de “ciudad de los niños” es una propuesta del pedagogo italiano Francesco Tonucci. Se trata de hacer de la ciudad un espacio habitable para los niños, donde estos puedan jugar, y donde el imperio del coche no acabe con los espacios de convivencia. Y se basa en la participación del vecindario, empezando por los niños mismos.

Nada que ver con este megaproyecto del Ayto., sin participación de nadie. Pretenden tener a los niños “arrinconados” en una zona verde apartada, mientras el resto de Jerez es invadida por el cemento y la especulación.

¿Quiere hacer algo realmente el gobierno municipal por la infancia de nuestra ciudad?. Las cosas tendrían que empezar desde abajo, con la participación real de la gente, cambiando la estructura urbanística (basada en la especulación constructora y la dictadura del automóvil), facilitando el uso del espacio público para pequeños y grandes, permitiendo espacios para el juego libre (y no regalándolo a Hermandades), descentralizando el ocio y los parques en zonas de proximidad, escuchando y dando voz a los que normalmente no opinan.